La asamblea de las mujeres

SINOPSIS (PRÓLOGO)

Hace más de 2400 años un comediógrafo griego reflexionaba sobre la amoralidad de su época, la demagogia, la ignorancia y la corrupción intrínseca a la clase política o la falta de talento y la sobreabundancia de vanidad. ¿Nos suena ese mundo? Porque cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Porque ahí reside justamente la fuerza imperecedera de «los clásicos»: son de una actualidad insultante.

Aristófanes en su Asamblea nos dibuja una ciudad desgobernada, absorbida por el desinterés de lo público, la injusticia social y los intereses espurios de su clase política. ¿Solución? Plantear una utopía en un mundo de hombres: el gobierno de las mujeres. Porque los hombres han fallado, porque falta pan y sobra guerra, porque es momento de que la otra parte de la humanidad hable y tome el relevo.

A pesar del trasfondo carnavalesco de la propuesta del genial poeta, no deja de ser una provocación con visos de revuelta. Y, como sucede en los «clásicos», lo que era juego se transforma en algo «más serio» gracias al alambique de la historia. Y es que nuestro mundo sigue siendo un latifundio en manos de unos pocos, y las guerras, llámense terrorismo o conflictos locales, constituyen nuestro pan de cada día. Más allá del oportunismo de las modas, se necesita un cambio de paradigma y este genial enredo cómico nos coloca con sorna sobre la pista… Las mujeres, dueñas de nada en aquella sociedad de hembras presas en casa o en sus gineceos, plantean, como desposeídas, la posesión comunal de todo, y, como madres, el fin de las guerras. Y la vuelta al interés por la cosa pública: Y el fin de la indolencia y las infames corruptelas. ¡Ánimo, mujeres de Atenas, duro con esos arcontes!

Los tiempos de reivindicación femenina que prometen airear la viciada habitación de la historia y la desconfianza profunda y ganada a pulso de nuestros gobernantes nos han animado a retomar este gran clásico donde, además de trasladar la acción a nuestra Puebla de Montalbán, hemos querido adaptar los parlamentos de nuestras asamblearias y sus agonistas al habla pueblana, subrayando sus giros, dichos populares y léxico característico.

Guiños también, en nuestro quehacer dramatúrgico y escénico, entre nuestra Praxágora y nuestra Celestina, y entre las mujeres de Atenas y las acólitas de nuestra inmortal alcahueta, como mujeres desviadas del anaquel destinado para ellas y del yermo nicho establecido por «la norma», creación siempre de los más favorecidos.

Queremos agradecer a La Puebla de Montalbán y a su Ayuntamiento todo el apoyo que nos ha brindado, sin el cual no podríamos haber llevado a cabo este proyecto. También expresar nuestro agradecimiento a esa auténtica «asamblea de mujeres» que forman las chicas de nuestra escuela. ¡Adelante, asamblearias!

----

Israel Muñoz y Roberto del Castar

La asamblea de las mujeres

ELENCO

Beatriz Toledo

Laura Rodríguez

Jesús Rodríguez

Fernando Cárdenas

Aitana Corona

Lucía Sánchez

Marta Montero

África de la Fuente

Paula Montero

Natalia Erice

Jacobo Gallego

Dirección: Israel Muñoz

Autores: Israel Muñoz y Roberto del Castar

Escenografía: Israel Muñoz

Jefe técnico: Alejandro Muñiz